Sergio Morate, condenado a 48 años de prisión por los asesinatos de Marina Okarinska y Laura del Hoyo