Salir bien en un selfie, cada día más caro