La seguridad en las cabalgatas, en entredicho