El cadáver de María Villar estaba atado de pies y manos y con una bolsa en la cabeza