Arrancan los Sanfermines de 2014 con un chupinazo que ha resistido a la lluvia