Fuego, agua y buenos deseos... combinación perfecta para la noche de San Juan