Infecciones comunes pueden aumentar el riesgo de deterioro de la memoria