Los genes de tu pareja o compañeros de piso podrían estar afectando a tu salud