El SEPLA ve "prácticamente imposible" que una tormenta derribe un avión "por sí sola"