Carta de Ruth Ortiz: "Queridos hijos míos que nunca tuvísteis padre"