Porto recibió una llamada de su casa cuando Asunta había salido del piso de su padre