La ropa del futuro, ¿tejida con baba de pez?