El alto precio del oro dispara los robos