Los niños, el cebo perfecto para robar en las joyerías de Andalucía