Roba cinco millones de euros de su empresa y se gasta uno en un videojuego