El Rey, con el ojo morado