El Rey lee sin dificultad su discurso ante el Cuerpo Diplomático