La reina prefiere la música y el rey, hablar