Residentes de un pueblo de Canadá abrieron el grifo y... el agua era rosa