El secuestro de periodistas aumenta en el mundo con Siria como el peor país