Tomás Pardo pudo engañar a sus evaluadores en la cárcel