La reina se da un baño de masas y reza ante el Cristo de Medinacelli