La sanidad pública ha perdido en los últimos dos años casi 30.000 trabajadores