Rafa Nadal, la leyenda de París