RAE, no somos fáciles