Los científicos predicen que el fin de la Tierra está más cerca de lo esperado