Prohibición de camiones, entradas personalizadas y 3.200 efectivos de seguridad para la final de Copa del Rey en Madrid