Los Príncipes llegan a la clínica para seguir la operación del Rey