Princesa, el bebé que cruzó solo el estrecho