Prevenir es curar: lo que debes tener en cuenta antes de meterte en el mar