Organizaciones medioambientales creen que no se ha aprendido la lección del Prestige