Bares y restaurantes aprovechan el verano para subir los precios