Un pollito, el amigo virtual de los asiáticos