Los policías grabados agrediendo a un porteador en Melilla siguen ocupando sus mismos puestos de trabajo