Se agotan los esprais de defensa mientras la Policía intenta localizar al violador de Lugo