La policía propone un contrato entre padres e hijos menores para regular el uso del móvil