Un error en un email evita un suicidio al otro lado del mundo