La polémica forma de atraer adeptos de una hermandad universitaria de Miami