Los madrileños llenan las playas