Monedero, con los enfermos de Hepatitis C encerrados en el Doce de Octubre