De paseo por Gijón con una pitón de más de cien kilos