Pistorius podría sufrir un trastorno psíquico que le hacía vivir en constante vigilancia