La vuelta al cole, el paraíso para los piojos