El cielo llora lágrimas... de San Lorenzo