Penelles, el pueblo con un grafiti por cada 10 habitantes