España y Portugal, únicos países de la UE que usan las pelotas de goma