La psicosis de los payasos llega a Badajoz