"Me siento prisionero de mi exceso de piel"