Patricia y Ángel, un ejemplo de humanidad por su hijo Gabriel