La parricida del Carmel sedó y ahogó a sus dos hijos en la bañera